TU TIENDA -- DE TIENDAS

5 trucos infalibles para evitar el dolor de pies con tacones

Escrito por

Cristina Sánchez de Pedro

27/12/2017
© Instagram @manoloblahnikhq.

En Navidad y siempre. Consejos infalibles recomendados por especialistas en calzado para que no te quieras cortar las extremidades inferiores al llegar a casa después de una noche de fiesta.



Vamos a acabar con el dolor de pies de una vez por todas, o por lo menos durante esta temporada de fiesta que empieza a convertirse en maratón. En algún momento de estas fechas nos preguntaremos con rencor ¿quién inventó los stilettos de 10 centímetros de tacón si en realidad los odiamos? Pero no, es mentira, forma parte de esos momentos de enajenación mental transitoria provocados por la saturación navideña. En realidad los amamos, lo sabemos  y pensamos que es muy injusto que su belleza vaya acompañada de sufrimiento. Hay solución, luz al final del túnel, y las rebajas están a la vuelta de la esquina. Concentrémonos en esto y en los consejos recomendados por quién más sabe de zapatos.

1. Colocar plantillas acolchadas en la zona de las almohadillas.


Para el diseñador de calzado Stuart Weitzman, este truco ocupa el número uno del ranking a la hora de evitar el dolor de pies. El motivo es que añade un extra de comodidad en la zona que recibe más presión por el peso del cuerpo al caminar con zapatos de tacón alto. 


2. Une con esparadrapo el dedo corazón y anular de cada pie.


Gracias a esto, conseguirás un plus de estabilidad y, al mismo tiempo, la presión que recibe la almohadilla del pie también se verá disminuida.


3. Evita llevar tacones con suela muy fina y pasar mucho tiempo de pie.

Elemental, pero la noche se nos puede ir de las manos y sufrir las consecuencias al día siguiente. Para estar de pie, lo mejor es el calzado con una mínima plataforma.

4. Aplica vaselina en los puntos de presión antes de ponerte los zapatos.


Por detrás de los tobillos, en la parte inferior de los talones y en los extremos de los dedos de los pies. En definitiva, donde la piel pueda rozar con el calzado y causar las temidas ampollas.


5. Ensancha los zapatos que te aprieten con ayuda del frío.


Llena un par de bolsas de plástico con agua (de las que sirven para envasar comida), introdúcelas dentro de los zapatos y mételos en el congelador toda la noche. Cuando el agua se convierta en hielo, se expandirá en el interior del zapato, ayudando a ensancharlo.
¿TE HA GUSTADO? ¡COMPÁRTELO!

Artículos populares

Comentarios

Debes estar registrado para comentar