TU TIENDA -- DE TIENDAS

Escrito por

Cristina Sánchez de Pedro

05/10/2018
© Cortesía de Caramel Films / Cold War.

La Guerra Fría sirve de escenario para una historia de amor imposible con una banda sonora muy peculiar.

Tras el éxito cosechado con Ida - Oscar y BAFTA a la Mejor Película de Habla no Inglesa incluidos - el director de cine polaco Pawel Pawlikowski vuelve a contar con la actriz Joanna Kulig para narrar una apasionada historia de amor, de esas que supera barreras temporales y geográficas. Pero resulta que el momento y el lugar en el que empieza todo no son los más adecuados, por no hablar de la incompatibilidad de los caracteres de Zula y Wiktor, sus protagonistas.

Los que crean en el destino, dirán que no se puede luchar contra él. Que estaba escrito y que es mejor dejarse llevar. Los que crean en las fuerzas del universo o en las leyes de la atracción, que el magnetismo con el que se atraen los polos opuestos de un imán es imposible de romper, frenar, desactivar. Lo de Zula y Wiktor responde a las leyes de la física, literal y metafóricamente hablando. Da igual que estén en Varsovia, Berlín, Belgrado o París y la serie de catastróficas desdichas - provocadas por ellos mismos - que les persigan. 

© Cortesía de Caramel Films.

Wiktor: "El amor es el amor y no se puede hacer nada".


Todo empieza con un casting para formar parte de una compañía de folclore polaco. La Segunda Guerra Mundial acaba de terminar y se buscan artistas que canten y bailen para difundir y poner en valor la tradición de la Polonia profunda por Europa del Este, pero acaban traspasando más fronteras de las que se imaginaban, llegando a poner de moda en París el aspecto eslavo puro como referente estético. 

Tráiler de 'Cold War'.

Wiktor es un músico de talento con pasión por el jazz y está siendo investigado; Zula es una superviviente (con grandes dotes artísticas) que consigue la suspensión de su pena de cárcel - Mi padre me confundió con mi madre, así que usé un cuchillo para enseñarle la diferencia - por colaborar con la policía. Gracias a la compañía de folclore, ambos consiguen abandonar una Polonia en ruinas. Iré contigo hasta el fin del mundo, pero que sepas que te estoy delatando.

© Cortesía de Caramel Films.

La banda sonora que rodea y persigue a Zula y Wiktor logra la atmósfera perfecta a través del tiempo y del espacio, y se convierte en el auténtico eje de la película. La música trasmite todo lo que no se dice sobre lo que de verdad separa a la pareja. Canciones de amor interpretadas con varias voces (y que acaban siendo utilizadas como herramientas de propaganda política) que sirven de espejo a su relación, llena de subtexto imposible de borrar.

Banda Sonora Original de 'Cold war'.

Cold War está dedicada a los padres del director, cuyos nombres comparten los protagonistas. Los verdaderos Wiktor y Zula murieron en 1989, justo antes de que cayera el Muro de Berlín. Pasaron 40 años juntos de forma intermitente, rompiendo, peleándose y castigándose a ambos lados del Telón de Acero. ‘Eran personas fuertes y maravillosas, pero como pareja eran un auténtico desastre’, afirma Pawlikowski. 

Joanna Külig y Tomasz Kot son Zula y Wiktor. © Cortesía de Caramel Films.

Nuestra película de la semana ha pasado por el último Festival de Cannes consiguiendo el premio al Mejor Director. Por su parte, la protagonista Joanna Külig ha logrado poner de acuerdo a la prensa especializada, en cuyas alabanzas han llegado a compararla con Jeanne Moreau. Rodada en blanco y negro para reforzar la sensación de destrucción que sufrió Polonia durante la Segunda Guerra Mundial y con formato casi cuadrado, su estética es triste y maravillosa a partes iguales; su historia, totalmente inmortal y su banda sonora, conmovedora. Una plan de 90 minutos para disfrutar en pantalla grande, perfecto y melancólico como una tarde de otoño.
¿TE HA GUSTADO? ¡COMPÁRTELO!

Artículos populares

Comentarios

Debes estar registrado para comentar